YORKSHIRE TERRIER

Está totalmente contrastado que el país de origen de esta raza es Gran Bretaña. Más en concreto, tal como indica su nombre, en el condado de York (Yorkshire), donde llegaron perros de estirpe escocesa durante la revolución industrial del siglo XIX.

Perro vivaz, impulsivo, lleno de vida y valiente pero testarudo. Desbordante de afecto, cohabita difícilmente con niños revoltosos. Como es muy cariñoso, establece vínculos muy intensos con su propietario. En ocasiones ladrador y dominante, necesita una educación rigurosa.

Esta raza no muda el pelo, es decir, que no tira más pelo en otoño y primavera, así que los cuidados son muy semejantes a lo largo de todo el año.

Es una de las razas más llamativas cuando se deja crecer su pelo, que con los cuidados adecuados puede llegar al suelo. Hay que cepillarlo y peinarlo a diario y visitar la peluquería una vez al mes.

más cachorros