CHIHUAHUA

Debe su origen al estado de Chihuahua, en el norte de Méjico, que sería la cuna de esta antigua raza de origen incierto.

Por su forma de desenvolverse, resulta evidente que no es consciente de su tamaño, ya que el Chihuahua muestra una gran seguridad en sí mismo, incluso con perros gigantes. Precisamente por la seguridad de su carácter, el Chihuahua requiere un entrenamiento firme, de lo contrario se volverá caprichoso, incluso con su dueño, y dominante con otros perros.

Es muy frecuente ver a un Chihuahua en brazos de su propietario o dentro de algún bolso, a lo que el perro llega a acostumbrarse, sin embargo, no debemos olvidar que necesita hacer ejercicio y relacionarse con su entorno como un perro más, aunque sea diminuto. No hace falta que corra durante horas, basta con que camine diariamente.

La variedad de pelo largo puede necesitar algún cuidado especial, pero no es tan complicada de mantener como en otras razas porque no se anuda demasiado. En la variedad de pelo corto, basta con cepillarla un par de veces a la semana y bañarla una vez al mes.

más cachorros